Informe nacional de
desarrollo humano

Guatemala

Logo PNUD

Blogs

Las consultas comunitarias, mecanismos de agencia colectiva en las luchas por el bienestar

El desarrollo humano puede ser construido paso a paso, colectivamente. Con miras al futuro de todos y todas.

El concepto de desarrollo humano ha sido discutido desde 1990 como una alternativa a la medición tradicional del progreso de las naciones por medio de sus indicadores macroeconómicos.  Si bien, todos estos años de utilización del índice de desarrollo humano (IDH), ha promovido que éste se entienda como una mejora en algunos indicadores – de educación, salud e ingresos – solamente; el concepto es mucho más abarcador y amplio.

Aunque el IDH, evalúa los logros nacionales y es utilizado como comparador internacional, únicamente es una síntesis de un cúmulo de capacidades que, desde esta mirada, deberían permitir a la gente tener una vida con razones para valorar[1].

Desde el paradigma de Desarrollo Humano, las personas deberían tener diversas opciones para florecer y tener una vida digna, y no sólo esto, también tener la posibilidad – concreta – de alcanzar bienestar por medio de cualquiera de ellas, de acuerdo a lo que cada persona o colectivo social valore como tal.

Como se evidencia en el Informe, en Guatemala existen pocas opciones viables, que permitan a la gente alcanzar bienestar[2] algunas de ellas, además son antagónicas.  Cómo la gente alcanza vidas valiosas en estos contextos es un tema de debate no sólo interesante sino muy extenso. En el informe 2016 propusimos que, pese a la existencia de grandes desigualdades históricas, la gente se organiza y actúa – por medio de mecanismos de agencia y agencia colectiva –  alrededor de ideas propias sobre lo que consideran bienestar y justicia – para alcanzar vidas valiosas.   En la actualidad, la gente con poco acceso a recursos y poder se organiza de maneras más o menos contenciosas ante la ausencia de canales democráticos que les permitan plantear sus demandas y alcanzar soluciones justas.

En ese contexto, son la organización colectiva y las luchas sociales, formas por medio de las cuales la gente se enfrenta a relaciones desiguales de poder para alcanzar aquello que valoran.  Las demandas pueden ser tan coyunturales como el chorro de agua para la comunidad, o estructurales como la defensa de un territorio de cara a industrias extractivas de distinto tipo.

Bajo la mirada del informe la historia juega un papel fundamental. Los mecanismos que utilizan las personas para alcanzar lo que consideran valioso, forman parte de procesos históricos en donde la desigual distribución del poder y los recursos es importante para comprender los enfrentamientos.  El informe registra mecanismos diversos, pero evidencia que uno de los más reconocidos y difundidos en los últimos quince años ha sido el de las Consultas Comunitarias.

Las consultas comunitarias son, en general, anteriores a la legislación internacional que reconoce el derecho de los pueblos indígenas a ser consultados sobre decisiones públicas que les afecten.  Es decir, el derecho (internacional[3]) es posterior a una práctica ancestral de los pueblos indígenas, que toman las decisiones generalmente de manera colectiva; y para quienes sus líderes no son la autoridad, sino la representación de la comunidad. Por ello, para comprender las consultas primero se debe considerar un marco de organización política diferente a la hegemónica – occidental, en donde la consulta – sea cual sea su forma – es parte fundamental.  Lo que no puede verse de soslayo especialmente en contextos en los cuales entidades externas – territorial y culturalmente – toman decisiones que afectan sus medios de vida y atentan contra su integridad y seguridad humana.

Como se explica en el informe, fue a partir de la última década del Siglo XX – con el fin de la guerra interna y el inicio del período de democratización – que se preparó el terreno jurídico y político para la existencia de proyectos grandes de tipo extractivo, que intervendrían a partir del nuevo milenio, en territorios otrora olvidados por el Estado en cuanto a sus políticas sociales y de crecimiento económico.

 

Guatemala: Índice de Desarrollo Humano (IDH) de departamentos seleccionados con incidencia de consultas comunitarias, la Capital del país y el promedio nacional (2014)

Tabla Blog Clau

El INDH encontró que se han llevado a cabo 94 consultas comunitarias entre 2004 y 2015, con mayor incidencia en los territorios indígenas del occidente y nor-occidente, espacios todos con altos niveles de pobreza y pobreza extrema, y con Índices de Desarrollo Humano bajos. Todas las consultas, indefectiblemente, han mostrado una negativa de las comunidades a la construcción de este tipo de proyectos.  El 60% de ellas están amparadas en legislación nacional: el código Municipal (2002), que establece la posibilidad de consultar a los vecinos sobre temas de su interés.

Mapa blog

En la actualidad incluso la Corte de Constitucionalidad ha reconocido la necesidad de consultar a las comunidades indígenas antes del otorgamiento de permisos y licencias. Por ello, en el último período el debate se ha centrado en la forma que deberían tener las consultas.

Las consultas – existe un cierto consenso – deben ser previas, libres e informadas. Esto quiere decir que las personas deben tener información completa antes de ser consultadas, tanto a favor como en contra del proyecto, con el fin de que las decisiones se tomen de la manera más objetiva posible. No hay ningún reparo en estas propuestas, siempre y cuando no se actúe a favor de los poderosos y éstas no terminen siendo objeto de manipulaciones en detrimento de los tradicionalmente excluidos de la democracia en el país. La discusión sobre las consultas comunitarias no es un tema menor en una sociedad multicultural como la guatemalteca.

 

#Masqueconflictos #IDHgt2016

***

 

 

[1] Amartya Sen, principal teórico del enfoque de desarrollo humano.

[2] El 67% de la población en Guatemala vive en Pobreza Multidimensional; el 76% de las familias no poseen ingresos suficientes para alcanzar su Canasta Básica Vital (CBV), al 53% no les alcanza para alcanzar la Canasta Básica de Alimentos (CBA). Más información sobre las dimensiones de la precariedad y la pobreza en el INDH 2016.

[3] El derecho de los pueblos a ser consultados cuenta con al menos cinco instrumentos internacionales que la respaldan: la Convención interamericana sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial, la Convención americana sobre derechos humanos, el Pacto internacional de derechos civiles y políticos, el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de naciones unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.