Informe nacional de
desarrollo humano

Guatemala

Logo PNUD

Noticias

Presentación pública del Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011/2012: Guatemala ¿Un País de Oportunidades para la Juventud?

Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011/2012: Guatemala ¿Un País de Oportunidades para la Juventud?
El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo presentó el lunes 23 de julio de 2012, el Informe de Desarrollo Humano 2011/2012, “Guatemala: ¿un país de oportunidades para la juventud?”. En este informe se exponen varios planteamientos conceptuales interrelacionados entre sí. En la adolescencia/juventud como etapa del ciclo de vida y a partir de las condiciones iniciales de la niñez, las personas construyen y consolidan capacidades que repercutirán en los resultados de desarrollo humano que alcancen en la adultez. Las personas jóvenes necesitan contar con oportunidades básicas para participar en el disfrute de los bienes que la sociedad, el mercado o el Estado le ofrecen.

El acceso a estas oportunidades generalmente se amplía en función de los niveles de desarrollo político-económico-social. La oportunidad de vivir engloba los derechos a la identidad, la salud, la vida y la seguridad; la oportunidad de aprender, el acceso a la educación y a las tecnologías de información y comunicación. La oportunidad de participar tiene una doble significación: poder participar libremente en la vida política y social, el derecho a ser ciudadano con todo lo que ello conlleva, y el acceso al trabajo, cuyo ejercicio contribuye a la autonomía. La oportunidad de disfrutar afirma el derecho al uso del tiempo libre para el descanso, la sociabilidad y la apropiación de bienes culturales. El conjunto de las cuatro oportunidades básicas conlleva la inclusión en la sociedad, mientras que la falta total o parcial de las mismas deviene en grados de exclusión; las personas jóvenes están situadas en diferentes posiciones dentro de un continuum de exclusión/inclusión que es dinámico.

Algunos mensajes clave del INDH 2011-2012:

La juventud, en su amplia diversidad geográfica y étnico-cultural, constituye una oportunidad para el desarrollo humano de Guatemala. Aprovecharla depende de las oportunidades básicas que las mujeres y los hombres jóvenes tengan para vivir una vida larga y saludable, con seguridad e identidad; para aprender los conocimientos, valores y habilidades que les permitan formarse para la ciudadanía y el trabajo; para acceder a un empleo digno; participar en la vida política y social; y para disfrutar el tiempo libre.

El país que ha heredado la juventud ha avanzado en sus resultados de desarrollo humano en la última década, pero los niveles de desarrollo son extremadamente desiguales entre territorios, áreas, pueblos, comunidades lingüísticas y estratos socioeconómicos. Transformar las condiciones de pobreza y desigualdad desde las acciones del Estado y la sociedad es un imperativo para que las juventudes puedan heredar un mejor país a la próxima generación.

En Guatemala, solamente una pequeña proporción de las personas jóvenes accede al conjunto de las oportunidades básicas. Los mayores niveles de exclusión de estas oportunidades se encuentran entre las juventudes rurales, indígenas, de los estratos bajos y las mujeres. Para promover el desarrollo humano de estas y todas las juventudes del país, se necesita:

  • fortalecer el marco institucional de la juventud,
  • asegurar el disfrute al derecho a la salud,
  • ampliar las oportunidades de aprender en la era tecnológica,
  • crear condiciones para recorrer la ruta del trabajo decente,
  • prevenir la violencia relacionada con la juventud por medio de políticas integrales,
  • ampliar los espacios de participación política y social,
  • promover el uso provechoso y creativo del tiempo libre e
  • invertir en la juventud.