Informe nacional de
desarrollo humano

Guatemala

Logo PNUD

Noticias

La importancia de las capacidades no-cognitivas de las y los jóvenes en la transición escuela-trabajo

El desempleo afecta en AméricaLatina a un 14.3% de los y las jóvenes, especialmente a aquellos con la secundaria y el bachillerato completados. En este sentido, el último informe de la OIT sobre “Tendencias de empleo global para jóvenes en 2013, una generación en riesgo” sugiere que existe un desajuste entre la demanda y la oferta de habilidades.

Este fenómeno sorprende al afectar más a la juventud que siguió más allá de la educación primaria. En parte se puede deber a que  estas habilidades (capital humano) se suelen medir a través del nivel educacional o las áreas de conocimiento, dejando de lado las habilidades no-cognitivas, que podrían ser las más fuertemente demandadas en una economía cambiante.

También podemos estar ante el resultado de la falta de la calidad en la educación, significando esto que un mayor nivel educativo no garantiza el desarrollo de competencias más complejas y que no tienen que ver exclusivamente con el hecho de conocer.

Las capacidades no-cognitivas son importantes en relación con la productividad y con la misma educación (para un efecto multiplicador), a través de aspectos de la personalidad como la apertura a nuevas experiencias, la responsabilidad, la extroversión, la amabilidad y la estabilidad emocional.

Existe sólida evidencia para los expertos en recursos humanos sobre el efecto positivo de estas capacidades en la transición entre escuela y trabajo, sobre todo en el sector servicios y profesional, actualmente en auge en América Latina.

Para hacer frente a esta problemática, debemos trabajar en dos sentidos. Por un lado, mejorar la calidad de la educación secundaria. Por otro lado, entender en profundidad este desajuste entre la oferta y la demanda de habilidades no-cognitivas, recolectando datos al respecto y analizando en profundidad la naturaleza de las mismas y los ámbitos en los que se desarrollan.