Informe nacional de
desarrollo humano

Guatemala

Logo PNUD

Noticias

#Agenda2030YA: De los Objetivos de Desarrollo del Milenio a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

A  quince años de la Cumbre del Milenio, la Asamblea General de la ONU se reunió nuevamente en Nueva York para aprobar y lanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un conjunto de 17 objetivos y 169 metas que dan vida a la nueva agenda global de desarrollo post 2015.  Desde las Naciones Unidas se espera que los Objetivos de Desarrollo Sostenible constituyan una hoja de ruta que oriente las políticas de desarrollo de  los Estados miembros, durante los próximos 15 años.

A diferencia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los Objetivos de Desarrollo Sostenible han sido construidos en base a tres años de consultas y procesos participativos enriquecidos con los aportes del mundo académico, la sociedad civil, sector empresarial y los gobiernos nacionales y locales, y que de la misma forma su ejecución demandará la articulación de esta pluralidad de actores.

Vale resaltar que Guatemala fue uno de los 50 países que participaron activamente en el debate global mediante la realización de consultas nacionales, presenciales y virtuales.  En 2013 se realizaron 23 consultas con diferentes sectores y grupos, incluyendo a mujeres, pueblos indígenas, jóvenes, defensores del medio ambiente, sector privado, sindicatos y personas con VIH.  En total, 843 representantes de estos y otros grupos participaron en las consultas.

Esta construcción desde la diversidad -tanto territorial como conceptual- ha significado un enfoque mucho más amplio y a la vez integral de las metas de desarrollo propuestas. Por ende, la diferencia entre ambas agendas también se centra en que los ODS abordan entre sus metas varias dimensiones de la desigualdad,  uno de los principales límites estructurales del desarrollo  en Guatemala y en la región Latinoamericana.

La nueva propuesta de agenda para el desarrollo 2015-2030, recoge las metas relativas a la pobreza, igualdad de género, salud, educación y sostenibilidad ambiental, contempladas en los ODM, pero lo hace de manera más integral y de manera más relevante para la política pública.  Además, incluye nueve metas adicionales con temas como el crecimiento económico, empleo decente, infraestructura y desigualdad; así como preocupaciones ambientales que abarcan al agua, energía, ecosistemas marinos y terrestres; y de manera muy importante, recoge una meta explícita para alcanzar sociedades más inclusivas y con instituciones democráticas que fomenten la paz.

Los Objetivos del Milenio, avances y desafíos

Como seguimiento a la Declaración del Milenio, adoptada en el año 2000, la Organización de Naciones Unidas (ONU) formuló y aprobó los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) con el fin de atender los desafíos urgentes que enfrentaba el mundo en cuanto a la satisfacción de necesidades básicas, haciendo un llamado a la comunidad internacional a participar de un proceso coordinado de desarrollo con metas a lograr en el 2015.

Quince años después, la evaluación del cumplimiento de los ODM revela que los esfuerzos para alcanzar los ocho objetivos establecidos en la Declaración del Milenio produjeron buenos resultados en disminución de la pobreza en muchos países como Bolivia, Chile, Brasil, Ecuador, entre otros.  Y según datos de la CEPAL (2015), la región consiguió superar ampliamente esta meta. Las mediciones de pobreza extrema para América Latina, indican que se  pasó de un 12,6% en 1990 a tan solo el 4,6% en 2011[1]

No obstante,  para  el caso de Guatemala,  los avances no han significado el cumplimiento de todas las metas, tampoco la reducción de pobreza, tal como lo señala el artículo: Podemos eliminar la pobreza pero…   Por otro lado, el Informe Nacional de Desarrollo Humano (2011) señala que cuando se compara a Guatemala con el resto de América Latina, pueden evidenciarse grandes brechas en las tres dimensiones del desarrollo humano (salud, educación, ingresos).  Para 2011, Guatemala ocupaba uno de los últimos lugares en IDH, muy cerca de Nicaragua, en la escala de países hispanoamericanos.

Es imperativo situarnos en el estado actual y los resultados generales de los ODM, para pensar y empezar a construir una línea de base para los ODS. Aunque no existen actualizaciones en muchos indicadores, haciendo un balance general destacan los siguientes datos (PNUD)

Avances, estancamientos y retrocesos

  1. La reducción de la pobreza extrema desde cualquier enfoque se estancó desde 2006 y todo apunta a que no se cumplirá la meta.
  2. La pobreza multidimensional se incrementó de 59% en 2006 a 62% en 2011. Además, se estima que la población viviendo bajo $4 (PPP) pudo haberse incrementado en unos 2 millones de habitantes y podría representar actualmente 8.5 millones.
  3. Hubo avances en la reducción de la mortalidad infantil y es muy probable que el país alcance la meta de 37 por cada mil nacidos vivos hacia el final del 2015, pasando de 110 en 1987 a 42 en 2009 (en último dato disponible). Asimismo, la desnutrición global  (peso) ha disminuido desde 1990-2010 (22-13, esta también podría haberse alcanzado), pero la desnutrición crónica (talla) afecta casi a la mitad de los niños y está lejos de alcanzarse.
  4. Si bien se ha alcanzado la paridad de género en educación, en promedio ambos sexos han perdido cobertura.  En las dimensiones política (menos del 15% del Parlamento) y económica (por cada dólar que percibe un hombre, las mujeres perciben la mitad) existen brechas importantes y estructurales.
  5. En los últimos 4 años, cayeron drásticamente las tasas de matriculación en primaria de 95 a 82%, esto indica que solo 8 de cada diez  niños asisten a la primaria.
  6. Es muy probable que la meta de mortalidad materna no se cumpla