Informe nacional de
desarrollo humano

Guatemala

Logo PNUD

Noticias

“Los conflictos en Guatemala tienen mucho que ver con las desigualdades…”

Guatemala, 7 de octubre de 2016.-  El Informe Nacional de Desarrollo Humano 2015/2016, “Más allá del conflicto, luchas por el bienestar”, presentado el 6 de octubre en Guatemala,  analiza los resultados de las políticas públicas y el modelo económico implementados en el país a partir del proceso de democratización, en los ochenta, y estudia cómo esos resultados están conectados con las demandas de la población, para entenderlas más allá del concepto de “conflictividad social”.

En entrevista* con Enrique Godoy del Programa Temas y Debates de Radio Infinita, Gustavo Arriola, Coordinador del Informe Nacional de Desarrollo Humano,  conversa sobre  nuevo INDH 2015/2016: Más allá del conflicto, luchas por el bienestar.

***

EG: ¿cómo surge el índice de desarrollo humano (IDH)?, ¿qué mide el IDH? ¿Qué quiere decir Desarrollo Humano?

GA: Desarrollo Humano es un concepto que surge en la década de 1990 con los primeros Informes de Desarrollo Humano. El primer Informe Mundial se publica en 1990, como una alternativa al auge de entender el desarrollo como únicamente centrado en el crecimiento económico. El Informe propone entonces, que es necesario que el desarrollo se enfoque en primer lugar en las personas, y entendiéndose como la ampliación de las capacidades humanas, es decir, la capacidad que la gente tiene para construir una vida dotada de valor. Eso significa también que la gente puede tener razones para valorar la forma en que construye su vida; el ser y el hacer que la gente construye es lo que es necesario ampliar más allá de los ingresos. Esta frase lo resume: más allá del ingreso, desarrollo humano, capacidades humanas. A partir de esto, se concretó una serie de métricas, de medidas, índices que permiten valorar ese desarrollo humano, cuáles son los avances, cuál es la distribución en la sociedad de esos avances y también el lado negativo cuando hay privaciones en esas capacidades humanas.

Entonces, en realidad hay una serie de índices, el índice de desarrollo humano nos mide cuál es el avance en ciertas capacidades básicas, que sabemos que no son todas, porque únicamente son indicativas para poder medir a nivel de países del mundo. Hay países que han desarrollado índices más complejos de desarrollo humano, pero el IDH mide básicamente tres grandes dimensiones: uno, es poder tener un nivel de vida material digna; otro, poder contar con conocimientos para enfrentar la realidad, y otro es el tema de la salud, poder contar con una salud adecuada y una vida prolongada.

En los informes internacionales se utilizan indicadores estándar para poder hacer comparaciones, por ejemplo:

Para medir el tema de salud, se mide la esperanza de vida, que es un indicador bastante estandarizado a nivel mundial, entre países.

En el tema de educación, se mide la combinación entre la escolaridad que han alcanzado los adultos mayores de 25 años y la esperanza educativa que tienen los niños de 7 ó 6 años, y esto es la probabilidad de la escolaridad que pueden alcanzar los niños actualmente de 7 años, según los estándares de matriculación que hay en el país.

Y por último, el acceso a ingresos es el otro indicador que refleja más o menos el acceso a la calidad de vida.

 

EG: (…) El Foro Económico Mundial justamente plantea que una condición para poder generar desarrollo en un país, tiene que ver con institucionalidad, con las instituciones fuertes. Segundo, habla de infraestructura; tercero de la necesidad de un ambiente macroeconómico adecuado para que se puedan generar las situaciones, y esto lo comento un poco porque ustedes decían que el crecimiento económico no necesariamente se convierte en desarrollo humano pero si es una condición sine quanon, si no lo hubiere tampoco necesariamente se logra generar desarrollo humano; y el cuarto es salud y educación. Los cuatro en su orden, los plantea el Foro Económico Mundial como los pilares mínimos básicos que un país en vías de desarrollo tiene que poder enfocar. Y de los cuatro, dos están íntimamente presentados en el índice: salud y educación, y el otro es el tema económico, o sea, sí están planteados bajo esa lógica y tiene una lógica desde el punto de vista del Foro Económico.

GA: Claro, yo creo que hay convergencia, el tema es que el Índice de Desarrollo Humano plantea esas tres dimensiones, pero el concepto de desarrollo humano también se amplía a cuáles son esas condiciones que se requieren para alcanzar el desarrollo humano, y ahí se plantean tres grandes ejes:

En primer lugar, la generación de bienestar, pero entendiendo el bienestar en sus múltiples posibilidades, no sólo acceso a un nivel material de vida sino en realidad, el desarrollo humano entiende el bienestar en sus múltiples dimensiones desde lo puramente físico, la calidad de la salud, hasta la emocionalidad incluso los afectos. Hay toda una serie…son nueve componentes que pueden medir cómo puede ser el bien-estar de la gente, y además en la diversidad de concepciones, es diferente el bien-estar que puede entender una persona en el área rural o perteneciente a un determinado pueblo indígena, por ejemplo, o la concepción que pueden tener las mujeres respecto a los hombres, esa es la primera gran dimensión.

Lo otro es el arreglo social, como le llaman en el paradigma, y esto tiene que ver con la justicia, cómo se construye una sociedad justa es la pregunta y esto tiene que ver con instituciones, tiene que ver con cómo construimos una sociedad relacionalmente más justa.

Y el tercer componente que es muy importante, y que casi siempre se deja de lado es el tema de la acción de la gente para poder transformar la realidad, la capacidad de actuar. Y es a lo que bajo el enfoque de desarrollo humano se le denomina: agencia, que es un concepto muy antiguo, desde Grecia “el hombre actúa para transformar la realidad”. Entonces, ¿cómo se construye esa agencia? Más allá del Índice de Desarrollo Humano, esas tres grandes esferas que tienen que ver con la sociedad y las personas, son el espacio en donde se construye el desarrollo humano, y creo que allí converge el concepto de alguna medida.

EG: Más allá de los indicadores que trae el informe en esas tres grandes áreas, está la temática fundamental que se aborda con cada informe. Hablemos de la temática que analiza el informe de este año.

GA: La temática del nuevo Informe está vinculada precisamente a estas tres esferas de las que hablábamos.   En informes anteriores nos hemos enfocado mucho en el bien-estar, a cómo se construye el bien-estar o cómo se construye la justicia a partir de instituciones del Estado o del modelo económico, ahora tratamos de articular esos análisis e incorporamos también el concepto de agencia, de cómo la gente actúa para transformar la realidad, en el marco o en debate con la idea de conflictividad social.

En realidad el desafío original era analizar bajo la óptica de desarrollo humano el tema de conflictividad social, explicar por qué Guatemala se entiende como una sociedad conflictiva, pero eso nos llevó a revisar teóricamente todo el tema relacional en este marco de estas grandes esferas de desarrollo humano. Entonces el informe se enfoca en explicar cómo son estas relaciones entre actores en el país, en la búsqueda de justicia, de una sociedad más justa, en el marco de todo este concepto de desarrollo humano. Se valora entonces cómo es la construcción de agencia, tanto la agencia individual como la agencia colectiva, que es un concepto relativamente nuevo -el de la agencia colectiva-, dentro del paradigma de desarrollo humano, cómo se construyen relaciones armónicas, cómo se construye organización y ciudadanía por ejemplo, son ejemplos de cómo la gente se organiza para transformar la realidad, que puede tener muchas variantes.

distribucion-informe_img_3421

EG: (…) Robert Fogel, en el trabajo con el que ganó, en conjunto con otro economista, el premio Nobel de Economía en 1993,  hace un análisis sobre las características en común entre los países que están desarrollados. Su primera conclusión es que cuentan con instituciones fuertes, como actores y gestores del desarrollo. Ahora bien ¿cómo se crean instituciones fuertes? Allí hablan de valores comunes compartidos, de un modelo mental compartido en la sociedad que genera condiciones de convivencia y de respeto, y de un actuar en común, esa es justamente la plataforma sobre la que él basa su teoría, y dice: sí, es un concepto de desarrollo económico, pero la condición para que esto se dé son instituciones fuertes que se convierten en gestoras y facilitadoras del desarrollo por estos valores intrínsecos en la sociedad.

GA: Exactamente, de hecho la discusión conceptual de este informe parte de la idea de cómo construimos identidad. Para que este país funcione necesitamos construir una identidad mínima, pero este país está fragmentado de alguna manera, se ha roto el tejido social, pero hay que explicar por qué. Es necesario revisar las causas históricas de por qué este país tiene tan fragmentado el tejido social y hay visiones tan diversas que no logran armonizarse. ¿Cómo encontramos un camino común?, entonces la respuesta que da el desarrollo humano está en la base de la pregunta original del paradigma: ¿cómo construimos una sociedad justa? y lo que Amartya Sen respondía en aquellos tiempos era desarrollar capacidades comunes, espacios de capacidad para toda la población que genere espacios de identidad. Entonces, para poder alcanzar un espacio de identidad es necesario un mínimo de equidad en ciertos factores. Pero lo que nos encontramos es que esta sociedad es una sociedad profundamente dividida por la desigualdad, por la desigualdad que no es solamente económica sino de acceso al poder y a la toma de decisiones políticas.

La sociedad inherentemente tiene conflictos de interés, y va a existir disputa por los recursos, por las decisiones políticas, pero en una sociedad muy desigual, la gente que concentra más ventajas va a tomar las decisiones sobre los otros, y eso definitivamente rompe los tejidos sociales y no permite construir esa identidad.

EG: [Amartya] Sen, justamente plantea el tema de la igualdad de oportunidades, él es uno de los primeros que aborda la desigualdad bajo estos conceptos. Por ejemplo, un niño debe tener  oportunidades, no importando el tamaño de su chequera. Es una forma muy burda de decir que no depende de si tenés pisto o no […]

“Más allá del conflicto…”, descríbeme esa sección…

GA: El informe parte originalmente de una pregunta.  Cómo leer la conflictividad desde la perspectiva de desarrollo humano, que básicamente son todos estos conceptos de los que hemos venido conversando. El primer gran problema es que para poder entender la sociedad hay que tener un enfoque histórico, los conflictos no surgen espontáneamente o de repente, no es algo que surja de la nada, es algo que tiene un antecedente histórico. Eso nos lleva a revisar la diversidad que hay en el país y las muy profundas desigualdades y diversidades que hay en un espacio tan pequeño: hay diversidad ambiental, diversidad de formas de vida, diversidad de historias; entonces esto en el marco del desarrollo y de todo lo que hemos hablado, nos lleva a la conclusión de que los conflictos en Guatemala tienen mucho que ver con las desigualdades de acceso al poder, de acceso al bienestar y de acceso a poder ejercer formas de vida. De la forma en que se ha llevado a cabo el modelo económico y la forma en que se ha construido el Estado y las instituciones.  Definitivamente la forma propicia para el desarrollo, de resolver la conflictividad, tiene que ver con las soluciones políticas a los conflictos, y eso nos lleva a evaluar como ha sido la construcción de las formas políticas para poder resolver el conflicto en el país.

EG: Ustedes dividen en cuatro grandes apartados el tema de conflictividad: la tierra y acceso a la alimentación como el principal, el conflicto histórico que existe; segundo, el conflicto de minería; tercero, el conflicto vinculado a la energía eléctrica y el cuarto creo que lo pusieron tal vez como un corolario, vinculado a lo que pasó el año pasado: “desafíos de una democracia en construcción”. Yo voy a poner esos cuatro en contexto de una sección que aparece  anterior a esas  y es el tema de las sociedades posconflicto. Un tema del que se ha desarrollado muchísima literatura y mucho trabajo por Naciones Unidas -el concepto de las sociedades posconflicto-. ¿Guatemala es una sociedad posconflicto o es todavía una sociedad en conflicto? porque una cosa es que haya conflicto armado y otra cosa es que sigamos siendo una sociedad en conflicto, ¿Vamos a pasar a ser alguna vez una sociedad posconflicto nosotros?

GA: Yo creo que este término hay que relativizarlo, porque cuando hablamos de conflicto como conflicto armado, yo creo que el término posconflicto hace más bien referencia a pos-enfrentamiento ¿no?, porque todas las sociedades de alguna manera están en conflicto, el tema es que tienen mecanismos políticos para resolverlos. El informe habla de democratización cuando funcionan los mecanismos políticos y democráticos, y tiene que ver con las dos cosas: en primer lugar con la justicia que se representa con las instituciones, pero también con una ciudadanía empoderada capaz de actuar, de representar y de participar en la solución de estos problemas. Entonces ¿qué pasa con los acuerdos de paz?, se termina el enfrentamiento y el gran conflicto que de alguna manera se constituyó en violento pero que tiene raíces en toda esta desigualdad y toda la problemática de exclusiones….

EG:  […] el conflicto de la tierra es el predecesor justamente de los conflictos, al conflicto armado. Sin embargo los otros dos –el de minería e hidroeléctricas- son intermedios, más por ausencia de institucionalidad y del Estado para…

GA: Son relativamente emergentes aunque se rastrea que hay conflictos por minería anteriormente, e incluso por energía eléctrica en el caso del Chixoy ¿no?, pero el informe hizo un estudio de cómo fue el comportamiento de las demandas en los últimos quince años, después de los Acuerdos de Paz, hasta 2013-2014, y allí viene el tema de 2015 después. Pero en ese análisis se muestra que hay cuatro grandes áreas de demandas de la población, en primer lugar: esto que tiene que ver con el bienestar insatisfecho, la gente demanda más servicios porque vive en condiciones de precariedad y pobreza; pero por otro lado está el tema de activos económicos, de problemas económicos, la gente no tiene trabajo, no tiene cómo producir; pero el que más ha crecido es el tema de los bienes naturales, y por eso es que nos enfocamos en estos temas para poder explicar por qué en estos últimos quince años ha crecido tanto el número de demandas y conflictos relacionados con los bienes naturales.

EG: Hay una gráfica [sobre] el tema de la conflictividad por la energía eléctrica, donde se muestra una alta concentración del potencial hidroeléctrico en Alta Verapaz, y cuando ese lo cruzamos con la falta de conexión eléctrica -porque tenemos más de 250,000 familias no conectadas al sistema eléctrico sólo en Alta Verapaz, que es la mitad de la población no conectada en el país- no debería ser sorpresa que sea uno de los lugares donde hay mayor conflictividad, casi que cae por su propio peso.

GA: Eso es lo que muestran los indicadores, Guatemala está empezando a generar electricidad para exportar, y aún tres millones de habitantes en el país no tienen electricidad en su vivienda, esta es una grave limitación. El 66% de los habitantes de Alta Verapaz no tiene energía en sus viviendas, y es el departamento con mayor capacidad de generación…

tabla

EG: El último capítulo antes de los anexos, son 70 páginas de estadísticas, que están allí disponibles para  revisar… pero más allá de eso, el último capítulo dice: “Desafíos de una democracia en construcción”, habla de conclusiones, pero tiene una parte que dice: “Hacia un Estado que promueve el Desarrollo Humano Sostenible”. Hablemos de esa parte…

GA: Bueno, en este informe se trata de articular toda esta problemática, cómo se relaciona ese devenir del desarrollo, del bienestar y de los indicadores, con la forma en cómo se distribuye en el país, cómo se ha construido esa relación entre los diferentes actores del país, cómo se ha construido el Estado, un estado que surge de esos Acuerdos de Paz, y que asume una serie de compromisos que no logra cumplir por un debilitamiento sistemático que se realiza casi paralelamente por una serie de privatizaciones que no todas fueron de manera transparente, se hicieron de manera opaca y no fueron pensadas realmente en promover más desarrollo; y por otro lado un modelo económico que se ha impulsado y que no ha logrado traducirse en desarrollo humano.

Cómo esto se relaciona con estos conflictos que vemos -que se reconoce que son inherentes a cualquier sociedad-, pero cómo este sistema economía-sociedad-Estado no logra resolver los conflictos de manera de potenciar más avance y transformación positiva. Porque se entiende que en el análisis de la historia en la perspectiva de las contiendas políticas, se muestra que los conflictos cuando se potencian, se generan sinergia entre participación política e instituciones, que logran generar avances en la sociedad. Entonces cómo potenciar esa participación de la ciudadanía para que se traduzca en mejores instituciones y más desarrollo.

Creo que 2015 también es un hito porque se establece dentro del tercer componente de protestas y de demandas y vemos el cuestionamiento institucional […]. Vemos que si ha habido durante todo este periodo cuestionamientos institucionales, el 2015 se convierte en un hito final debido a ese debilitamiento del Estado que no logra resolver la problemática y además está totalmente corrompido. Hay un debilitamiento del Estado porque han permeado intereses particulares y entonces se ha fragmentado el poder. Entonces el año pasado se produjo una crisis que condujo a una trasformación, a una transición que puede generar transformaciones a futuro. En este marco, el Informe plantea qué desafíos existen para poder lograr potenciar esa agencia colectiva de la que hablábamos al inicio, la gente participa y se mueve para poder demandar una mayor justicia. El informe habla de que es necesario entender los contextos de la comunidad y de la diversidad  de visiones que hay en el país.

EG: (…) La conflictividad ustedes la plantean acá en esos cuatro aspectos, el tema de  tierras, el tema de electricidad, el tema de minería y el tema democrático. Pero hay una infinidad de otros temas de conflictividad, inherentes y existentes alrededor del país. En las áreas urbanas hay unos temas muy distintos en las áreas rurales Gustavo.

GA: Totalmente, el Informe se enfocó en lo que la investigación nos mostró que está más relacionado con desarrollo, entendemos que la sociedad tiene múltiples conflictos, múltiples disputas por diferentes temas, nos enfocamos más en eso porque es la óptica de desarrollo humano, pero finalmente el Informe trata de concluir cuáles deben ser esas relaciones que deben de existir para poder resolver de manera política, pacífica pero sobre todo justa los conflictos. Cómo construir institucionalidad y entonces el informe tiene una serie de recomendaciones de dar seguimiento por ejemplo…

EG: Hablemos de eso, de las recomendaciones principales…

GA:  […] En primer lugar, fortalecer la capacidad del Estado, que es vital tanto para enfrentar los conflictos como para encaminar el desarrollo del país, [Guatemala] es el país que tiene la carga tributaria casi más baja del mundo, y la capacidad de gasto social también es bastante baja -la tercera parte del resto de América Latina- entonces, [es necesario] fortalecer la capacidad fiscal y de eficiencia para poder promover el desarrollo, después, lograr cuestionar el tema del modelo económico que deba impulsarse, de tal manera que ese crecimiento económico tenga un auge y que logre ser inclusivo y además sostenible, porque ahora no nos preocupamos tanto en el país de qué va a pasar a futuro y en todo el mundo ya la preocupación es bastante alta de cómo hacer sostenible ese desarrollo.

Posteriormente, también el Informe hace recomendaciones en cuanto a cómo esta formación de Estado más fuerte con capacidades y un modelo de desarrollo incluyente, puede también generar una institucionalidad capaz de resolver y potenciar la conflictividad, como oportunidad para mejorar la calidad de vida de la gente y empoderarla para crear una ciudadanía activa.  Se propone continuar con la institucionalidad que se empezó con los Acuerdos de Paz pero que no está articulada, por un lado está un Ministerio de Ambiente hablando una cosa, por otro lado el Ministerio de Energía y Minas promoviendo otra, no hay convergencia, no hay articulación entre las políticas. Es necesario pensar multidimensionalmente el Estado, cómo se articulan los diferentes componentes y sectores.

EG: […] las cifras que nos da el Informe de Desarrollo Humano, nos plantean unas diferencias radicales entre el desarrollo humano en lo rural y el desarrollo humano en lo urbano. El acceso a servicios, a educación, a salud, agua, a una serie de cosas, es obviamente mucho más accesible en las áreas urbanas que en las áreas rurales; lo que genera una población pobre guatemalteca que es predominantemente mujer, rural, indígena… la población guatemalteca más pobre tiene esas tres características. Y cuando vemos las dos mezclas, dónde se vinculan -lo urbano y lo rural- donde hay un potencial de vincular…

GA: Yo creo que en el enfoque territorial sobre todo, el Informe también propone que es necesario un abordaje territorial porque ese es el tercer componente del enfoque de contiendas políticas, que son procesos históricos, que además hay una cuestión procesual de cada uno de los conflictos, de cómo se lleva a cabo en una comunidad a lo largo del tiempo y que cuando se habla de conflictividad solo se muestra partes muy visibles, pero hay una serie de eventos bastante complejos; y el otro es que son territoriales, que obedecen a una distribución histórica territorial en donde se han definido relaciones sociales. Entonces, el tema de la planificación territorial también es fundamental para poder lograr y entender que en estos países tanto lo urbano como lo rural tienen una relación que puede ser sinérgica, pero entender todo el territorio también en sus múltiples dimensiones.  En Guatemala, por ejemplo, se hace un análisis de cómo están distribuidos el uso de los suelos de acuerdo a su potencial y hay una gran incoherencia, entonces para poder armonizar, es necesario tener una visión de país, y poder ver el territorio en su conjunto: cuál es su potencial y poder armonizar con las poblaciones y con el ambiente, cómo lograr esto, se requiere una arquitectura multidimensional.

[…]

Hay una tendencia poblacional definitivamente a la urbanización pero también en otros lugares hay una tendencia a la ruralización, es decir, creemos en el Informe que no necesariamente toda la población va a moverse a lo urbano. El tema es cómo armonizar esta planificación territorial y como hacer que también el desarrollo rural sea posible, y en primer lugar el gran problema es el de la alimentación, cómo lograr que el potencial de país sirva para la producción adecuada de alimentos, cómo garantizar la seguridad alimentaria de toda la población. Eso también tiene que ver con el manejo de las poblaciones rurales y de los territorios, entonces son dos componentes complementarios y que obedecen a algo más general que es cómo planificamos el desarrollo de país, cómo pensamos o potenciamos –porque no todo debe ser centralizado-, pero sí es necesario como país, pensar no sectorialmente porque esto no nos va a conducir a pensar como país, a desarrollar al país, cómo lograr potenciar tanto lo rural como lo urbano, pero entendido todo en su conjunto, de manera sostenible, la protección del ambiente es fundamental.

EG: Y entendido que el fin último es potenciar el desarrollo humano independientemente en donde y en qué territorio se esté… comentario final Gustavo, ¿qué te deja este informe?, haberlo trabajado en la forma en que se trabajó, sin dejar de mencionar la labor que ha hecho hasta ahora don Edelberto, que se le hizo un homenaje en la presentación del Informe, y las aristas, la transformación del informe en sí que ha tenido desde que se conceptualizó…

GA: (…) Este informe constituye tal vez una síntesis de informes anteriores, es la búsqueda de una nueva forma de interpretar, de una manera más holística, de encontrar todos esos factores. Pues ha sido una experiencia bastante rica porque ha habido mucho debate, a lo interno tanto del equipo, incluyendo al profesor Torres-Rivas que es parte de, y tiene una visión particular muy reconocida en América Latina. Pero el equipo tiene diversas perspectivas, diversas formaciones, es un equipo multidisciplinario; y el proceso de elaboración del Informe también se realizó en debate con por lo menos 70 personas con las que se discutió: expertos en los temas, desde psicólogos sociales, hasta expertos en minería, expertos en energía eléctrica, economistas, sociólogos, entonces es un debate bastante rico que creo que ofrece, esa es nuestra propuesta: ofrecer temas para poder debatir y poder encontrar caminos para ir desarrollando… [el conocimiento] es una cuestión dinámica, que está en constante transformación.

 ***

Escucha audio de la entrevista completa aquí:

*Parte de la entrevista a Gustavo Arriola Quan,  editada de la versión original realizada por Quique Godoy, el 7 de octubre, en el programa Temas y Debates de Radio Infinita.

 

CONTACTOS:

Guatemala | Liz Marroquín, liz.marroquin@undp.org

ACERCA DE ESTE INFORME: El Informe Nacional de Desarrollo Humano para Guatemala es una publicación con independencia editorial del PNUD. Este informe se ha realizado con el apoyo financiero de la Embajada de Suecia. Para su elaboración  se llevaron a cabo más de 50 entrevistas con actores clave, una encuesta sobre desarrollo humano, estudios temáticos con expertos y talleres consultivos con más de 75 actores vinculados a las temáticas abordadas.

Este es el Informe número once publicado por la Oficina del Informe Nacional de Desarrollo Humano del PNUD en Guatemala, fue lanzado el 6 de octubre de 2016, junto a altas autoridades de gobierno, cuerpo diplomático y sociedad civil.

Para descargar el INDH 2015/2016 visite: http://desarrollohumano.org.gt/

ACERCA DEL PNUD: A través de una red mundial presente en aproximadamente 170 países, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo conecta conocimientos, experiencias y los recursos necesarios para contribuir a la ampliación de capacidades y oportunidades de los países y las personas. El PNUD acompaña a Guatemala en su estrategia de desarrollo y contribuye a la creación de mecanismos que empoderen a los diversos actores para potenciar el desarrollo humano sostenible.

 

 

 

Noticias

Se precisa de círculos virtuosos entre política, economía y desarrollo humano para ir más allá de la conflictividad, hacia un país democrático e incluyente

Comunicado.

El Informe Nacional de Desarrollo Humano 2015/2016, insta a entender y atender los conflictos de manera integral, para canalizarlos como oportunidad de construcción de una democracia fuerte, base política del bienestar común.

Guatemala, 6 de octubre de 2016 – Las manifestaciones y demandas colectivas en Guatemala no deben ser comprendidas únicamente como conflictividad social, sino como resultado de procesos políticos y económicos que han resultado en desigualdad, exclusión y severas limitaciones al desarrollo humano para grandes porciones de la población. El Informe Nacional de Desarrollo Humano (INDH) 2015/2016, presentado hoy, llama a emprender diversas acciones para profundizar la democratización del Estado y a buscar un modelo incluyente de desarrollo, en armonía con la diversidad humana y el planeta.

El Informe, “Más allá del conflicto, luchas por el bienestar”, analiza los resultados de las políticas públicas y el modelo económico implementados en Guatemala a partir del proceso de democratización, en los ochenta, y estudia cómo esos resultados están conectados con las demandas de la población, para entenderlas más allá del concepto de “conflictividad social”.

“Guatemala puede retomar la ruta de la democratización, fortalecer las instituciones del Estado, garantizar el derecho de participación y establecer canales que faciliten la resolución transparente, pronta y justa de las disputas sociales. Puede además generar círculos virtuosos entre política, economía y desarrollo humano para generar mayor bienestar para todas y todos los guatemaltecos”, enfatizó Igor Garafulic, director del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Guatemala.

El INDH sostiene que el proceso de democratización en Guatemala, a partir de la Constitución de 1985 y el fin del conflicto armado interno en 1996, ofreció condiciones para una agenda de país con mayor equidad y justicia. En particular, los Acuerdos de Paz plantearon una ambiciosa ruta para lograr mejoras sustantivas en desarrollo humano. Sin embargo, de forma contradictoria, se implementaron políticas para reducir o privatizar funciones del Estado, lo que debilitó su capacidad para cumplir con los compromisos. De esa cuenta, el impulso a favor del desarrollo resultó insuficiente. El índice de desarrollo humano mejoró a una tasa anual promedio de 2.3 por ciento entre 2000 y 2006, pero de 2006 a 2014 esa tasa se redujo a menos de 0.3 por ciento, con estancamientos de las mejoras en salud y los ingresos promedio de la población.

El Informe apunta que diversos procesos des-democratizadores han continuado la degradación de la función pública y el debilitamiento del Estado, dejándolo vulnerable a la corrupción, cooptación, influencias sectoriales y mercantilización de las funciones estatales no privatizadas. Con capacidades limitadas, el Estado ha dado una respuesta débil a las demandas colectivas, con instancias de negociación sin vinculación y sin respeto de mecanismos comunitarios.

En ese contexto, durante las últimas décadas se ha impulsado en el país un modelo económico que no ha resultado en avances sustantivos para el desarrollo humano. Por ejemplo, Guatemala es el país con la mejor estabilidad económica en Latinoamérica, pero a la vez registra a 6 de cada 10 personas viviendo en pobreza y un 76 por ciento de la población no cuenta con ingresos para cubrir una canasta básica de bienes y servicios para el hogar. Los índices de pobreza han regresado a niveles similares a los previos a 1990 y la clase media se redujo de un 26 por ciento en 2006 a un 21 por ciento en 2014.

“Los enfoques actuales de desarrollo, reflejados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sostienen la preocupación por encontrar un equilibrio entre la actividad humana y el cuidado del ambiente, así como en la conversión real de esa actividad humana en mejoras en la calidad de vida para la mayoría. Este Informe busca contribuir al diálogo nacional por medio de la comprensión de nuestra historia y sus contextos, para resolver las profundas desigualdades que persisten en Guatemala y avanzar hacia un desarrollo incluyente y sostenible”, manifestó Gustavo Arriola, coordinador del INDH 2015/2016.

El Informe advierte que a partir de los Acuerdos de Paz se han registrado progresivamente contiendas relacionadas con exclusiones históricas y la falta de prestación de servicios públicos, pero también con disputas por el uso del agua, condiciones laborales y demandas de tierra para la economía campesina. A diciembre de 2015 se han registrado 1,476 casos de conflictos agrarios en proceso en el país, principalmente en Petén, Huehuetenango, Quiché y Alta Verapaz.

A esto se suma el surgimiento de conflictos asociados al uso de los bienes naturales y los impactos sociales y ambientales de proyectos energéticos y extractivos, sobre los cuales generalmente hay información pública limitada para las comunidades afectadas. La falta de diálogo pertinente, La ausencia de reconocimiento y legislación sobre los derechos de consulta comunitaria generan malestar para las comunidades e incertidumbre para las empresas, además de reducir las oportunidades de planificación y control para las autoridades locales y nacionales.

El INDH 2015/2016 recomienda iniciativas que promuevan un debate integrado sobre qué tipo de desarrollo puede impulsarse en Guatemala, que sea compatible con los principios de desarrollo humano y en armonía con el planeta y la diversidad humana. Para llegar a equilibrios sobre la solución justa a los conflictos, declara el Informe, es preciso concebir políticas y acciones públicas encaminadas a fortalecer la capacidad de planificación y gestión de los territorios,  sobre la base del respeto a los derechos de las personas y bajo criterios de sostenibilidad, en búsqueda de que la prosperidad sea compartida por todas y todos.

#IDHgt2016

***

Recursos – Descarga nuevo informe:  INDH 2015/2016  | Revive lanzamiento: Ver video |Fotos: Lanzamiento INDH 2015/2016: Más allá del conflicto, luchas por el bienestar

ACERCA DE ESTE INFORME:  El Informe Nacional de Desarrollo Humano para Guatemala es una publicación con independencia editorial del PNUD. Este informe se ha realizado con el apoyo financiero de la Embajada de Suecia. Para su elaboración  se llevaron a cabo más de 50 entrevistas con actores clave, una encuesta sobre desarrollo humano, estudios temáticos con expertos y talleres consultivos con más de 75 actores vinculados a las temáticas abordadas.

Este es el Informe número once publicado por la Oficina del Informe Nacional de Desarrollo Humano del PNUD en Guatemala, fue lanzado el 6 de octubre de 2016, junto a altas autoridades de gobierno, cuerpo diplomático, cooperación internacional,  representantes de universidades, organizaciones de  sociedad civil y público en general.

ACERCA DEL PNUD: A través de una red mundial presente en aproximadamente 170 países, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo conecta conocimientos, experiencias y los recursos necesarios para contribuir a la ampliación de capacidades y oportunidades de los países y las personas. El PNUD acompaña a Guatemala en su estrategia de desarrollo y contribuye a la creación de mecanismos que empoderen a los diversos actores para potenciar el desarrollo humano sostenible.

 

Información de contacto

CONTACTO:

Guatemala | Liz Marroquín, liz.marroquin@undp.org

 

Noticias

Lanzamiento Informe Nacional de Desarrollo Humano 2015-2016

Guatemala, 10 de septiembre.- El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, invita a la presentación pública del Informe Nacional de Desarrollo Humano 2015-2016: Más allá del conflicto, luchas por el bienestar, a realizarse el jueves 6 de octubre a las 9:00 am, en el Salón Gran Roble del Hotel Real Intercontinental (14 Calle 2-51, zona 10).

Este informe propone una comprensión desde el desarrollo humano para las acciones comúnmente conocidas como “conflictividad social”, reconociéndolas como resultado de los vínculos entre procesos políticos y económicos desencadenados en el país -que han producido amplias desigualdades, con luchas que la gente emprende para alcanzar aquello que consideran valioso.

Con ello, el informe insta a entender y atender los conflictos de manera integral, como oportunidad de revisar el modelo de desarrollo y la construcción de una democracia fuerte, base política del bien común.

Acerca del IDH Nacional: El Informe Nacional de Desarrollo Humano para Guatemala es una publicación con independencia editorial del PNUD. Este informe se ha realizado con el apoyo financiero de la Embajada de Suecia. Para su elaboración  se llevaron a cabo más de 50 entrevistas con actores clave, una encuesta sobre desarrollo humano, estudios temáticos con expertos y talleres consultivos con más de 75 actores vinculados a las temáticas abordadas.

Este es el Informe número once publicado por la Oficina del Informe Nacional de Desarrollo Humano del PNUD en Guatemala, será lanzado en octubre de 2016.

 

 

Únase a la conversación sobre desarrollo humano usando el hashtag  #IDHgt2016 y  #Masqueconflictos

 

Para confirmar participación escriba a Andrea Chumil andrea.chumil@undp.org o comuníquese al 23843286

 

 

 

 

Blogs

Las luchas por el bienestar

Llegar al consenso sobre el título del nuevo informe de desarrollo humano, Más allá del conflicto, luchas por el bienestar, fue entre los miembros del equipo del INDH un enorme desafío. 

Claudia V. López Robles
septiembre 12, 2016

Intentar resumir en menos de siete[1] palabras (se nos dijo), un trabajo de más de 400 páginas, parecía una tarea titánica… Para llegar al título pasamos por múltiples nombres, desde los de tipo  metafórico que sonaban un poco triviales hasta  los más profundos y teóricos que al momento de validarlos no se comprendían. El proceso fue largo pero fructífero.  El título ahora encierra lo que queremos decir.

La temática sobre la que versa el próximo Informe Nacional de Desarrollo Humano es la conflictividad social.  Así fue como se nos solicitó una mañana de 2013: un estudio que clarificara las causas estructurales de lo que – en ese momento – se entendía por conflictividad social. En aquel momento veníamos de un proceso de evaluación interna en donde casi el proyecto terminaba. Era momento de reencauzar los informes con una mirada distinta. Nos propusimos abordarlos desde la gente.

Por ser un informe de desarrollo humano, no podíamos evitar cuestionarnos ¿qué relación tiene el desarrollo humano con lo que se conoce como conflictividad social?  Esta pregunta nos dio herramientas para entrar en la temática y abordarla desde el bienestar ¿Tenía todo esto, algo que ver con distintas nociones de bienestar en un país diverso? En el concepto tradicional de desarrollo humano, el bienestar (individual y colectivo) debe considerarse a partir de lo que se tiene razones para valorar. Ese era el primer vínculo, ¿Qué sucedía en tanto la gente reclamaba por distintas nociones sobre bienestar?

Al escuchar conflictividad social usualmente nos referimos a distintos mecanismos de protesta, o manifestaciones públicas contenciosas, en las que la gente reclama – al Gobierno, pero también a otros actores – algo que considera valioso. Por ello, nos seguimos preguntando ¿Tenía (la conflictividad social) que ver, más que con nociones, con condiciones de bienestar diferentes?

A partir de esos momentos entramos en el plano de la desigualdad (de acceso, de recursos, de poder).  Fuimos armando la investigación poco a poco y abordando algunos de los temas más profundos de este país. Nos encontramos con diversidad de formas y espacios de luchas sociales.  Es decir, con acciones que la gente ha emprendido a lo largo de la historia reciente en el país para modificar sus condiciones de vida. Para alcanzar (o no perder) su bienestar y el de su gente, y defenderse muchas veces, de irrupciones y despojos a repetición.

Los principales resultados de la investigación nos plantean una  forma distinta de comprender lo que llamamos conflictividad social en la cotidianidad. También nos ayuda a vincular las jornadas de protestas de 2015 con su #RenunciaYA de las redes sociales, y las luchas históricas por la tierra o las nuevas sobre minería y energía eléctrica. Intenta dar voz a los que actualmente se organizan para reclamar lo que consideran valioso y justo, comprendiendo sus  luchas como procesos sociales de largo aliento en amplios espacios de desigualdad y racismo.

El informe, Más allá del conflicto, luchas por el bienestar, enmarca su análisis en los treinta años de democracia y los veinte años de paz, e intenta explicar por qué a pesar de haber firmado acuerdos políticos que pretendían poner fin a las causas históricas del conflicto armado interno, participamos hoy de una nueva ola de reclamos y protestas.  Para nosotros – y esperamos que a esa conclusión lleguen  también los lectores del informe – son luchas por el bienestar,  legítimas  para forjar juntos un mejor país, en una democracia por fortalecer.

#IDHgt2016

 

Contactos:

Guatemala | César León, cesar.leon@undp.org | Liz Marroquín liz.marroquin@undp.org

Acerca del IDH Nacional: Este Informe Nacional de Desarrollo Humano para Guatemala es una publicación con independencia editorial del PNUD. Este informe se ha realizado con el apoyo financiero de la Embajada de Suecia. Para su elaboración  se llevaron a cabo más de 50 entrevistas con actores clave, una encuesta sobre desarrollo humano, estudios temáticos con expertos y talleres consultivos con más de 75 actores vinculados a las temáticas abordadas.

 Este es el Informe número once publicado por la Oficina del Informe Nacional de Desarrollo Humano en Guatemala, será lanzado en 6 de octubre de 2016, a las 9:00 horas en el Salón Gran Roble del Hotel Real Intercontinental.

Acerca del PNUD: El PNUD forja alianzas con todos los niveles de la sociedad para ayudar a construir naciones que puedan resistir las crisis, promueve y sostiene un tipo de crecimiento que mejora la calidad de vida de todos. Presentes sobre el terreno en unos 170 países y territorios, ofrecemos una perspectiva global y un conocimiento local al servicio de las personas y las naciones

 

[1] Tiene ocho.

Blogs

Analizar la conflictividad a la luz del desarrollo humano

Estamos muy cerca de presentar una nueva edición del Informe Nacional de Desarrollo Humano, que es parte del compromiso que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) tiene con Guatemala.

Igor Garafulic
septiembre 5, 2016

En los Informes hasta ahora publicados nos hemos ocupado de considerar los aspectos más estratégicos que el progreso plantea en una sociedad como Guatemala.  Con el Informe de 2016 no nos hemos apartado de esa tradición, pues esta nueva edición continúa planteando aspectos trascendentales para impulsar al país hacia un desarrollo humano sostenible, dentro del marco democrático.

En espacios públicos se ha llegado a calificar a Guatemala como una sociedad conflictiva y, de otra manera, como ingobernable. Son diversas las facetas que promueven esas calificaciones. ¿Pero son realmente explicativas de lo que sucede en Guatemala? El problema de fondo es que, al investigar la naturaleza de los conflictos, resulta inevitable auscultar las bases democráticas de la sociedad.

Un Estado Democrático concreta su naturaleza asegurando los derechos de todos, respetándolos y promoviéndolos. La experiencia primaria del conflicto es que está articulado a condiciones de desigualdad y, por ello, analizar la realidad económica de un momento determinado permite conocer sus consecuencias políticas, pero también económicas y humanas.

El esfuerzo que se realiza en la preparación de los Informes de Desarrollo Humano está presidido por la vigencia de algunas normas o principios que aseguran la calidad de los resultados. Las investigaciones sociales necesitan cierto rigor en las incursiones de la realidad humana, un control suficiente, por ejemplo, en el método comparativo o en las técnicas del ensayo y el error. Toda afirmación que aluda con fines descriptivos a aspectos empíricos de la realidad, debe estar acompañada por el origen o la fuente de donde aquella viene.

Por otro lado, están los aspectos éticos que acompañan todo ejercicio con las ideas que manejan los seres humanos. De naturaleza ética porque en la búsqueda de la verdad los aspectos subjetivos, emocionales, pueden estar ahí, influyendo, dejando ver otro lado de la realidad que no se había contemplado a la luz de las nociones de justicia y, por lo tanto, bajo el enfoque de capacidad. No hay que olvidar que lo que llamamos realidad es también resultado de las relaciones sociales humanas. Hay realidades ocultas a la mirada predominante, que no por ello no existen.

Este nuevo Informe Nacional de Desarrollo Humano pretende acercarnos a los múltiples conflictos sociales a la luz del desarrollo que se impulsa en el país. Se centra en darle voz a la gente, en comprender los motivos de las luchas sociales por el bienestar. Su ideal es contribuir al diálogo, por medio de la comprensión de nuestra historia y su diversidad de contextos. Estamos seguros de que únicamente escuchando a la gente podremos construir la tan anhelada paz.

Deseamos que el nuevo Informe, que se ha trabajado durante más de dos años, pueda ser de utilidad política, social o cultural para el gran público nacional y extranjero. Los diez informes de desarrollo humano que se han publicado en los últimos veinte años han sido recibidos con interés y entusiasmo en distintos momentos sociopolíticos.

Confiamos en que la nueva entrega agregue conocimientos, desate el debate, interrogue y contribuya a dar respuestas. Pero, sobre todo, esperamos que coadyuve a la construcción de un Estado democrático en pro de un desarrollo humano en armonía con el planeta.

#IDHgt2016

CONTACTOS: 

Guatemala |  Liz Marroquín, liz.marroquin@undp.org

Acerca del IDH Nacional: El Informe Nacional de Desarrollo Humano para Guatemala es una publicación con independencia editorial del PNUD. Este informe se ha realizado con el apoyo financiero de la Embajada de Suecia. Para su elaboración  se llevaron a cabo más de 50 entrevistas con actores clave, una encuesta sobre desarrollo humano, estudios temáticos con expertos y talleres consultivos con más de 75 actores vinculados a las temáticas abordadas.

Este es el Informe número once publicado por la Oficina del Informe Nacional de Desarrollo Humano del PNUD en Guatemala, fue presentado  el 6 de octubre de 2016, junto a altas autoridades de gobierno, cuerpo diplomático, representantes de universidades, organizaciones de sociedad civil y público en general.

Acerca del PNUD:  El PNUD forja alianzas con todos los niveles de la sociedad para ayudar a construir naciones que puedan resistir las crisis; promueve y sostiene un tipo de crecimiento que mejora la calidad de vida de todos. Presentes sobre el terreno en unos 170 países y territorios, ofrecemos una perspectiva global y un conocimiento local al servicio de las personas y las naciones.

Noticias

Nuevas tecnologías al servicio del desarrollo humano

“La mejora de la difusión de la información y la movilización de la opinión pública, especialmente de la juventud, es un factor importante para lograr un mejor conocimiento de los problemas generales del desarrollo”   (Asamblea General, resolución 3038 [XXVII] )

Guatemala, 25 de agosto de 2016.-  La Oficina del Informe Nacional de Desarrollo Humano (INDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Guatemala habilitó esta semana la plataforma renovada desarrollohumano.org.gt con el fin de mejorar la experiencia de navegación y consulta  de  socios y usuarios.

Más accesible y atractivo, el nuevo portal dispone de una arquitectura diseñada para facilitar desde la página de inicio el acceso a un contenido más dinámico, en un esfuerzo por brindar información de calidad, de una manera más versátil, que aprovecha las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías de información.

Cuatro secciones principales dan apertura al sitio:

A través de la página de inicio se invita a navegar a todos los usuarios por un debate continuo sobre desarrollo humano sostenible y temas estratégicos para el país, así como lo más destacado en los análisis producidos por los Informes de Desarrollo Humano desde lo local a lo global.

“Conscientes de que disponer de información amplia, puntual y relevante acerca de  los problemas vinculados al desarrollo puede contribuir a la generación de debates públicos informados, esta plataforma en línea también impulsará un blog de desarrollo humano como un espacio abierto para que desde distintas voces y perspectivas, se discuta sobre temas estratégicos que permitan orientar las acciones de política pública en el país”,  manifestó Gustavo Arriola, Coordinador del Informe Nacional de Desarrollo Humano.

Cualquier usuario puede acceder a las publicaciones del sitio, que ofrecerá  muy pronto, información actualizada sobre el estado de desarrollo humano del país con la publicación del  próximo Informe Nacional de Desarrollo Humano 2015/2016.

 

 

Noticias

El futuro de las medidas del desarrollo humano

Por: Selim Jahan, Director de la Oficina del Informe (Mundial) sobre Desarrollo Humano. –

Cada año, la publicación del Índice de Desarrollo Humano (IDH), el indicador insignia de los Informes sobre Desarrollo Humano, acapara titulares en todo el mundo. Y aunque el IDH no es una medida integral – sí es, sin embargo, un indicador del bienestar humano en un sentido amplio, que además demuestra cómo, en los últimos 25 años, las medidas relacionadas con el desarrollo humano se han convertido en una referente para evaluar el progreso.

El IDH, que incluido en el primer Informe en 1990, fue pionero en su campo y sigue siendo uno de los índices – si no, el más – influyentes en los debates sobre el desarrollo. Otras medidas del desarrollo humano fueron introducidas de manera progresiva en sucesivos informes, y hoy los IDH incluyen una familia de índices e indicadores compuestos que se utilizan, entre otras cuestiones, para analizar temas candentes, aportando un potente lente para evaluar el bienestar humano y, con ello, influenciando los debates sobre el desarrollo.

Pero, hoy en día, gracias a un nuevo desarrollo conceptual y a una mayor disponibilidad de datos, existe la oportunidad de trabajar hacia mediciones del progreso en el desarrollo humano incluso más significativas y relevantes. Además al adoptar la comunidad internacional una nueva agenda para el desarrollo, que cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en su epicentro, la necesidad de volver a examinar los diferentes indicadores relacionados con el desarrollo humano se ha hecho aún más patente. Por ello, el Informe sobre Desarrollo Humano 2016 “El desarrollo humano: el camino por delante” buscará fortalecer las maneras de medir los resultados alcanzados en el desarrollo humano de varias formas fundamentales.

La disponibilidad de mejores datos hace hoy posible tener medidas sobre el desarrollo humano con un nivel de detalle mucho mayor. Esto permitirá que el informe de 2016 pueda focalizarse no sólo en los avances promedio de un país, sino también su distribución entre diferentes grupos (por ejemplo, según género, grupos socioeconómicos, minorías étnicas, personas con discapacidad, personas mayores, etc.) para ilustrar mejor la desigualdad en oportunidades y en los avances. También se rexaminarán los índices relacionados con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres existentes en el ámbito del desarrollo humano.

Así mismo, resuelta necesario analizar no sólo la cantidad si no también la calidad de los logros alcanzados. En los últimos años, muchos países han conseguido un progreso considerable en el desarrollo humano – por ejemplo, muchas sociedades cuenta ahora con tasas de escolarización más altas y muchos niños y niñas han completado la educación primaria. Pero esto no representa un progreso humano sostenible a menos que estos niños puedan leer y escribir correctamente. Gracias a la disponibilidad en la actualidad de mejores datos, el informe 2016 se centrará en medir la calidad de los resultados en el desarrollo humano (en este caso el aprendizaje) en lugar de registros o salidas (como las tasas de matrícula).

Durante los últimos 25 años, el concepto del desarrollo humano ha evolucionado también. De cara al futuro, es natural preguntarse cómo las actuales medidas pueden complementarse para reflejar una concepción más amplia de éste. ¿Cómo pueden, por ejemplo, la sostenibilidad ambiental, la igualdad intergeneracional o la seguridad humana abordarse mejor en los índices de desarrollo humano?

Así mismo, existen, tanto en el ámbito nacional como en el regional, intentos de medir el bienestar de los individuos a través de diversos indicadores – índices sobre la felicidad, macro datos, datos en tiempo real y otros. El informe de 2016 explorará si estos indicadores subjetivos de bienestar pueden ayudar a evaluar el desarrollo humano a nivel global.

Explorando maneras de ir más allá de un índice

Una visión global de desarrollo humano requiere que los índices compuestos sean complementados con nuevas formas de presentar los datos, tales como una tabla de indicadores, para conseguir una mayor comprensión de ciertos temas. Al evaluar el progreso humano, el informe de 2016 también buscara formas más completas de presentar datos, incluyendo quizás una tabla de indicadores sobre igualdad de género y sobre sostenibilidad.

Tal y como planteaba en mi blog anterior , el informe de 2016 tiene como objetivo contribuir a la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Por ello, el informe analizara como los indicadores de desarrollo humano y aquellos ligados a la Agenda 2030 pueden reforzarse mutuamente. Por ejemplo, ¿pueden algunos de los indicadores actuales de desarrollo humano ser asociados con algunos de los indicadores acordados para los ODS? Por otra parte, los indicadores de los ODS pueden ayudar a arrojar una nueva luz sobre diversos aspectos del desarrollo humano: ¿cómo puede capturar los Informes estas nuevas dimensiones?

El mundo del desarrollo es, en 2016, muy diferente del de 1990, cuando el primer informe de desarrollo humano fue publicado. Pero al igual que el panorama ha cambiado, también lo han hecho los indicadores y datos disponibles; y los datos son de vital importancia para entender el camino que queremos tomar y el diseño de las políticas necesaria para llegar hasta allí. Así, el próximo Informe sobre el desarrollo humano tendrá como objetivo explorar el modo en el que progresar en la evaluación del desarrollo humano en los próximos 25 años.

Este artículo fue publicado originalmente en el blog HDialogue

Noticias

Viviendo libres e iguales

Por: Rebeca Grynspan, Secretaria General del Secretariado General de Iberoamérica.- 

A un cuarto de siglo desde la publicación en 1990 del primer Informe sobre Desarrollo Humano, el mundo ha tenido avances asombrosos en la reducción de la pobreza y el mejoramiento de la salud, la educación y las condiciones de cientos de millones de personas. A pesar de esto, y por muy sorprendentes que hayan sido los avances, estos no han sido distribuidos equitativamente. Tanto entre países como dentro de ellos se mantienen profundas disparidades en el desarrollo humano.

Veámoslo con la mortalidad infantil. En Islandia, por cada 1.000 nacidos vivos, dos niños mueren antes de cumplir un año. En Mozambique, la cifra es de 120 muertes infantiles por cada 1.000 nacidos vivos. Del mismo modo, en Bolivia, los bebés nacidos de mujeres sin escolaridad tienen el doble de probabilidades de morir a un año del nacimiento, que los bebés nacidos de madres con al menos educación secundaria. Y estas disparidades continúan durante toda la vida de la persona. Un niño de cinco años de edad, nacido en un hogar de bajos ingresos en América Central es, en promedio, seis centímetros más pequeño que un niño nacido en un hogar con ingresos elevados.

Estas disparidades se han enraizado por muchas razones. Incluyen “desigualdades verticales”, como la distribución desigual del ingreso, así como las “desigualdades horizontales”, tales como las que existen dentro de los grupos, debido a factores como la raza, el género y etnia, y las que se forman entre las comunidades, debido a la segregación residencial.

Muchas personas se enfrentan a diferentes formas simultáneas de discriminación, y el grado de exclusión que sufren es el resultado de la interacción entre ellas. Una combinación de las desigualdades verticales y horizontales puede generar exclusión y marginación extrema, que a su vez perpetúa la pobreza y la desigualdad entre generaciones.

Afortunadamente, el mundo se ha vuelto cada vez más consciente de los efectos perniciosos de la desigualdad sobre la democracia, el crecimiento económico, la paz, la justicia y el desarrollo humano. También ha quedado claro que la desigualdad erosiona la cohesión social y aumenta el riesgo de violencia e inestabilidad.

En última instancia, las políticas económicas y sociales son las dos caras de la misma moneda.

Además del argumento moral para la reducción de la desigualdad, también hay un argumento económico. Si la desigualdad sigue aumentando, se necesitará un mayor crecimiento para erradicar la pobreza extrema que si las ganancias económicas se distribuyen de manera más uniforme.

Los altos niveles de desigualdad también se correlacionan con la posibilidad de captura política de las élites que defienden sus intereses mediante el bloqueo de las reformas igualitarias. El problema con la desigualdad no es sólo que se obstaculiza la consecución de los objetivos colectivos y el bien común; sino que también crea barreras estructurales al desarrollo, por ejemplo, a través de impuestos y la falta de inversión escasa o regresiva en la educación, la salud o la infraestructura.

El crecimiento por sí solo no puede garantizar la igualdad de acceso a los bienes públicos y servicios de alta calidad; se requieren políticas deliberadas. La historia reciente de América Latina, la región más desigual del mundo, ofrece un buen ejemplo de lo que es posible cuando estas políticas se ponen en marcha. La región logró avances significativos en la integración social durante la primera década de este siglo, a través de una combinación de dinamismo económico y compromiso político en la lucha contra la pobreza y la desigualdad como los problemas interdependientes sostenidos.

Gracias a estos esfuerzos, América Latina es la única región en el mundo que logró reducir la pobreza y la desigualdad, sin dejar de crecer económicamente. Más de 80 millones de personas se han unido a la clase media, que por primera vez ha superado los sectores en situación de pobreza como los mayores segmentos de la población de la región.

Algunos han argumentado que lo que incidió en la expansión económica, fueron las favorables condiciones externas, incluyendo los precios de las materias primas. Sin embargo, evidencias del LAC Equity Lab del Banco Mundial confirma que el crecimiento explica sólo una parte de las ganancias sociales de América Latina; el resto se debió a la redistribución a través del gasto social.

De hecho, las políticas progresistas estaban en el corazón de la propia expansión económica: una nueva generación de trabajadores más capacitados, con salarios más altos y cosechar los dividendos de los gastos sociales. Los mayores aumentos salariales se produjeron en los grupos de ingresos más bajos.
Ahora que América Latina ha entrado en un período de crecimiento económico más lento, estos logros están siendo puestos a prueba. Los gobiernos tienen menos espacio fiscal y el sector privado es menos capaz de crear puestos de trabajo. Los esfuerzos para reducir la pobreza y la desigualdad están en riesgo de estancamiento – o incluso de perder los logros conseguidos con tanto esfuerzo. Los políticos de la región tendrán que trabajar duro para mantener el progreso en el desarrollo humano a largo plazo.

La importancia de la lucha contra la desigualdad está consagrado en los ideales de la Revolución Francesa, las palabras de la Declaración de Independencia de Estados Unidos, y en las metas establecidas en los Objetivos para el Desarrollo Sostenible. El esfuerzo está en la raíz de la conformación de un mundo que no sólo sea justo, sino también pacífico, próspero y sostenible. Si, como establece la Declaración Universal de Derechos Humanos, “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, ¿no tendríamos que tener suficiente espacio como para seguir viviendo de esa manera?

Esta es una traducción no oficial del artículo original en inglés al que puede acceder aquí

Fotografía: Tuca Vieira

Blogs

Estadísticas para el Desarrollo Humano

“…el desarrollo sostenible requiere una revolución de los datos que mejore la disponibilidad, calidad, oportunidad y nivel de detalle de los datos para apoyar la implementación de la nueva agenda para el desarrollo a todos los niveles.” (UN, ODM Informe 2015)

Disponer de información oportuna y de calidad es clave para el diseño y evaluación de políticas públicas, así como para medir los avances de los países en materia de desarrollo humano. Un logro asociado al monitoreo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio -ODM- ha sido el impulso de muchos países hacia los mecanismos de generación de información estadística. Esta es una oportunidad para que los gobiernos amplíen sus capacidades de priorización, intervención y evaluación de las estrategias de desarrollo que implementan.

En Guatemala existe una constante demanda por información estadística que permita conocer diversos aspectos de la realidad socioeconómica del país. El uso y aplicación de la información que dan los usuarios es amplia; desde la identificación y definición de programas de intervención en el área social, hasta el conocimiento de la oferta y la demanda de bienes y servicios. Cualquiera que sea su uso, es indispensable contar con información oficial, confiable y oportuna, que sea generada de manera transparente.

Durante los últimos años, se han realizado esfuerzos para poner a disponibilidad de los usuarios, información estadística en temas relevantes como pobreza, empleo y salud. Destaca esta labor, la realización periódica de las Encuestas Nacionales de Empleo e Ingreso -ENEI-, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida -ENCOVI-, y la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil -ENSMI-. De igual manera se han observado avances en la disponibilidad y acceso a información sobre Estadísticas Vitales y Hospitalarias. Estas fuentes de información han sido relevantes para el seguimiento del cumplimiento de los ODM. Un logro particularmente importante es que, desde algunos años, el Instituto Nacional de Estadística -INE- ha dado libre acceso en su página web a las bases de datos, informes y reportes de las principales encuestas de hogares realizadas en el país, facilitando la consulta y uso de la información oficial.

A pesar de lo anterior, en el tema de la producción estadística aún existen grandes retos que el país debe afrontar. Por un lado, es necesario mejorar la calidad y ampliar la representación geográfica de las encuestas de hogares, así como fortalecer los sistemas de información en registros administrativos de áreas clave como salud, educación y políticas sociales. Además, por su relevancia en el tema de la política pública, es necesario impulsar la realización de un nuevo censo de población, vivienda y habitación, así como el censo agropecuario. El abordaje a corto y mediano plazo de estas tareas pendientes es crítico para el seguimiento a los compromisos que el país ha asumido dentro del marco del Plan 2030 para el Desarrollo Sostenible. Esta agenda plantea 17 objetivos que abarcan dimensiones sociales, económicas y ambientales para dar fin a la pobreza y el hambre; garantizar vidas saludables y educación de calidad; lograr la igualdad de género; promover el desarrollo económico sostenible; abordar el tema del cambio climático; así como, promover la paz y el acceso a la justicia. Con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles -ODS-  como marco de referencia, y con información actualizada que permita conocer y focalizar temas como la pobreza y la desigualdad, se abre una nueva oportunidad para evaluar el impacto de las estrategias y políticas implementadas por el Estado sobre el bienestar de los guatemaltecos.

Con el fin de promover el abordaje del desarrollo desde una perspectiva que promueva la justicia y la equidad en la sociedad guatemalteca, el Programa del Informe Nacional de Desarrollo Humano -INDH- ha elaborado análisis periódicos sobre temas de interés nacional, los cuales han quedado plasmados en los Informes Nacionales de Desarrollo Humano realizados durante los últimos 15 años. Una de las actividades fundamentales para la elaboración de dichos informes ha sido la identificación, recopilación, revisión y procesamiento de datos procedentes de fuentes oficiales. Con esta información ha sido posible dar seguimiento a indicadores que dan cuenta de los avances del país en el tema del desarrollo humano.

Considerando que el acceso a la información es un tema clave para promover el Desarrollo Humano, el Programa del INDH ha actualizado su plataforma web en la cual se encuentran disponibles aproximadamente 150 publicaciones que buscan ser insumos para comprender la dinámica de la problemática socioeconómica del país. Al mismo tiempo, se ha diseñado un apartado en donde se pone a disposición información estadística relacionada a temas como pobreza multidimensional, desigualdad, salud, educación, pueblos indígenas y género. Con este esfuerzo se pretende aportar en la elaboración de propuestas que promuevan el desarrollo desde una perspectiva que vaya más allá del aspecto económico, que considere otros aspectos valiosos para las personas como lo son la cultura, el medio ambiente o la participación en las decisiones que determinan la vida de las personas y/o comunidades.

 

 

Noticias

¡Hasta pronto Valèrie!

Guatemala, 21 de junio de 2016.- El lunes 20 de junio nos despedimos de Valèrie Julliand –Representante Residente de PNUD desde 2013– quien se va rumbo a Nepal a encabezar una nueva misión de las Naciones Unidas.

Valèrie es una mujer que se ha ganado un lugar en la historia reciente de este país. Siempre clara y directa, su misión a donde va es la de promover y defender los Derechos Humanos. Sobre ello gira su agenda, así de amplia, así de transparente. Ser mujer en contextos conservadores –sabemos– no es fácil, y lo es menos en el país si se quiere alterar el statu quo en favor de los más vulnerables.

Su sentido de solidaridad, su capacidad de llamar las cosas por su nombre y su compromiso con Guatemala, serán sin duda su legado. Seguramente, no pasarán desapercibidas su defensa por los pueblos indígenas, las mujeres y los jóvenes, ni su poca tolerancia al racismo y a distintas formas de discriminación.

Su humanidad y calidez toca a las personas con las que comparte y trabajan a su lado. Justo por eso es –quizás– más importante reconocerle lo valiente y lo tenaz que ha sido, y agradecerle sus pasos para que Guatemala se encamine un poco más, rumbo a la democracia y el desarrollo humano.

Desde el equipo de Desarrollo Humano agradecemos sus aportes y compromiso con Guatemala. Con nuestro trabajo promoveremos la coherencia con los principios originarios de esta organización y que ella ha mostrado ampliamente.

***

Ten por seguro Valèrie  que promover más y mejor vida para todos y todas siempre será nuestra misión. Te deseamos de todo corazón mucha paz y bienestar. Esperamos que te lleves la mejor de las energías de este bello país. Nos dejas un poquito de la tuya, con tu ejemplo, valentía y tenacidad.

Hasta pronto, esta es tu casa.
Edelberto Torres-Rivas, Gustavo Arriola, Claudia V. López, Luis Velásquez, Alejandra Privado, Liz Marroquín y Andrea Chumil.

Equipo del Informe Nacional de Desarrollo Humano, Guatemala 2015 / 2016