La democracia paritaria y el desarrollo humano de las mujeres

La democracia paritaria y el desarrollo humano de las mujeres

El término democracia se ha vuelto de uso común en nuestro vocabulario diario. Escuchamos y utilizamos la palabra democracia en diversos ámbitos y situaciones. Sin embargo, la democracia es más que una palabra políticamente correcta que se utiliza en diversos espacios y momentos. La democracia, en su concepto más elemental, es el gobierno del pueblo, siendo la igualdad la base de dicho concepto. 

Cuando se profundiza y se entiende verdaderamente el significado de la palabra, nos damos cuenta que la democracia es una palabra que implica una forma de actuar, de convivencia, de socialización, de interacción y de comprensión de la sociedad y el mundo. Pero sobre todo, la democracia implica la igualdad y libertad entre los hombres y mujeres  integrantes  de una comunidad, sociedad y Estado. 

Con alguna excepción casual, todo el debate sobre la democracia se ha realizado -durante siglos- como si las mujeres no estuviéramos allí, como si no existiéramos, o como en el caso de la mayoría de filósofos y pensadores políticos, solamente se nos reconociera para darnos un lugar en el ámbito de lo privado, en lo relacionado con la familia y el cuidado de los hijos, los ancianos y el hogar. Han prevalecido sobre los principios de igualdad y libertad, los patrones establecidos por el patriarcado, transmitidos a través de la cultura y la religión, en donde las mujeres hemos estado históricamente relegadas al ámbito de lo privado y por consiguiente excluidas del ámbito de lo público, es decir, del ámbito de las ideas y de las acciones políticas. 

Esta omisión es verdaderamente escandalosa y desvergonzada, siendo las mujeres la mitad de la población mundial. Desde esta perspectiva, los planteamientos y prácticas democráticas han carecido, hasta la fecha, de legitimidad; han sido insuficientes y parciales. En este contexto,  las ideas, las luchas y las reivindicaciones de las mujeres han tenido por objeto el desarrollo de una democracia real, de una democracia paritaria, la cual amplía la concepción misma de la democracia al centrarse en la equidad entre mujeres y hombres a partir del reconocimiento del otro como igual.  La  democracia paritaria busca el reparto  y reconocimiento de poderes, recursos y oportunidades entre hombres y mujeres. 

La lucha por la democracia paritaria es una cuestión impostergable relacionada con la justicia social y el desarrollo humano que implica la deconstrucción del orden patriarcal de la sociedad y de los poderes en los diversos ámbitos. La perfectibilidad de la democracia está relacionada con el tránsito de una democracia a medias a una democracia real. 

PROGRAMA DE INFORMES NACIONALES DE DESARROLLO HUMANO
Y OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO

5 avenida 5-55 zona 14 Edificio Euro Plaza Torre IV Nivel 10
Tels: 2384 31 00
Créditos