¿Cuál es la diferencia entre Producto Interno Bruto y Valor Agregado?

El producto interno bruto es el valor monetario de todos los bienes y servicios finales[1] que se producen en una economía, cuyo resultado a nivel nacional se puede comparar a escala microeconómica con el valor monetario de la producción total de una fábrica, de una institución pública, de una granja, de un hotel, de un hospital, etc. Y esto es porque el Pib se obtiene a través de un proceso de medición contable que involucra muchas tablas de flujos y stocks, similar al realizado por una contabilidad formal de una empresa individual, en donde se miden ingresos, costos operativos, salarios, ganancias.

 

De hecho, el Pib es precisamente un agregado que suma todos los resultados que se dan en un país en sus diferentes actividades, ya sea de producción de bienes o de servicios, por ello el concepto de Pib es utilizado para hablar del resultado de la contabilidad nacional a nivel de país o de región, como un todo.

 

Sin embargo, cuando hablamos de los resultados de la producción de un bien o un servicio en particular, por ejemplo de la actividad agrícola, de la actividad financiera, de la actividad de transporte, se utiliza el concepto de Valor Agregado (Va)[2]. Esto conduciría a pensar que el Pib es la sumatoria de los valores agregados de las diferentes actividades productivas.

 

En sentido económico tal afirmación no es del todo cierta, porque en el proceso de producción nacional que conlleva un número de transacciones intersectoriales bastante complejo, hay una parte de esos valores agregados que no llega a contabilizarse de forma independiente y que la única manera de registrarlo como parte de la producción nacional, es hacer ajustes o adiciones a la suma de todos los valores agregados que incluye el Pib. Veamos el ejemplo de la economía guatemalteca.

 

En el cuadro 1, se puede observar el Pib para 2001-2010 medido a precios de 2001[3], como resultado de la sumatoria de los valores agregados generados por las actividades económicas numeradas del 1 al 11. Pero al final se presentan dos grandes ajustes sin los cuales no sería posible tener un registro más acucioso de la producción nacional de bienes y servicios, y por ende del Pib.

 

El primer ajuste se denomina “Servicios de intermediación financiera medidos indirectamente (Sifmi)”. Los intermediarios financieros, llámense bancos, financieras, entre otros, prestan servicios que cobran explícitamente a sus clientes por medio de comisiones y honorarios, por ejemplo cuando uno va a un banco tiene que pagar por servicios tales como cajas de seguridad, cambio de moneda, elaboración de escrituras, cambio de libreta o chequera, constancias, etc., pero la mayor parte de lo que cobran es de forma indirecta a través del diferencial de intereses (intereses recibidos por los préstamos menos intereses pagados por los ahorros), que no corresponden a un servicio directo o explícito. Cuando uno paga una comisión u honorario en el momento recibe un servicio, cuando uno paga intereses no recibe un servicio inmediato. En un sentido económico estricto de producción de servicios, solamente las comisiones serían un valor monetario de un servicio y por tanto valor agregado, pero si solo contabilizamos esto, los intermediarios financieros arrojarían pérdidas pues sus costos serían altísimos frente a sus ingresos por servicios explícitos, situación que no es cierta. Entonces, la inclusión del diferencial de intereses como parte de su producción o valor agregado, de forma imputada, es lo que se conoce como Sifmi.

 

Hasta este punto parecería resuelto el problema del ajuste. Sin embargo, este diferencial de intereses a favor de los intermediarios financieros es un costo para el resto de agentes económicos que pagan intereses, llámense instituciones públicas, sector privado, familias, etc, que en algún momento registraron este pago como un costo, y por ende, ya fue contabilizado al momento de calcular el resto de los valores agregados de cada actividad económica. Esto conlleva a una duplicación a nivel de país, no a nivel individual.

 

La solución metodológica propuesta por el Sistema de Cuentas Nacionales 1993 (SCN93) es restar los Sifmi al conjunto de la economía para evitar la duplicidad entre el Va de la actividad financiera y los Va del resto de actividades.

 

Cuadro 1

Producto Interno Bruto por el origen de la producción, 2001-2010

 (Millones de quetzales constantes a precios de 2001)


Actividades económicas 2005 2006 2007 2008 2009 2010
1 Agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca 23,547.60 23,842.40 25,244.10 25,467.60 26,425.90 26,592.13
2 Explotación de minas y canteras 967.90 1,138.10 1,296.40 1,240.70 1,292.70 1,294.40
3 Industrias manufactureras 32,260.30 33,472.40 34,490.90 35,183.90 34,861.10 35,999.12
4 Suministro de electricidad y captación de agua 4,453.70 4,586.50 4,875.80 4,952.70 4,985.70 4,963.90
5 Construcción 6,133.70 6,936.10 7,548.40 7,512.70 6,703.50 5,912.60
6 Comercio al por mayor y al por menor 20,858.50 21,681.80 22,562.70 23,004.70 22,519.90 23,505.10
7 Transporte, almacenamiento y comunicaciones 11,932.40 14,146.30 17,377.00 19,905.50 20,413.50 20,889.10
8 Intermediación financiera, seguros y actividades auxiliares 5,825.90 6,763.70 7,432.20 8,010.20 8,337.10 8,594.17
9 Alquiler de vivienda 17,413.60 17,875.80 18,571.10 19,231.80 19,831.30 20,414.30
Servicios privados 25,477.50 26,868.60 28,651.50 30,489.50 30,821.20 31,932.50
Administración pública y defensa 10,725.60 11,294.00 11,812.00 12,321.70 13,899.00 15,180.12
(-) Servicios de Intermediación Financiera Medidos 5,069.50 5,917.80 6,702.60 7,118.30 7,647.40 7,968.15
Indirectamente -SIFMI-            
(+) Impuestos netos de subvenciones a los productos 12,834.10 13,571.70 14,465.20 14,286.40 13,775.30 14,578.10
PRODUCTO INTERNO BRUTO 167,361.30 176,259.60 187,624.70 194,489.10 196,218.80 201,887.39

Fuente: Banguat

 

El segundo ajuste es la suma de los impuestos netos de subvenciones o subsidios. En ellos se incluyen los impuestos sobre algunas actividades económicas, sobre el IVA y sobre importación, que son apropiaciones del Estado pero que forman parte del valor monetario generado como Pib en el país. Estos impuestos pasan a las arcas del Estado y salen de los valores agregados, por ello hay que sumarlos porque forman parte del valor monetario total de lo que se produjo efectivamente.

 

En conclusión, el Pib y el valor agregado son conceptos que registran la producción de bienes y servicios, pero en diferentes niveles (uno nacional y el otro sectorial).

 




[1] Se dicen “finales” porque del total de la producción de un país, una buena parte es consumida dentro de las mismas actividades productivas, como parte de sus insumos requeridos para producir y nunca llega al mercado para ser comprada. Entonces el Pib elimina esa parte llamada “consumo intermedio” y solo registra la producción de bienes y servicios finales, que se adquieren en el mercado.

[2] En términos económicos, el valor agregado es el valor adicional que adquieren los bienes y servicios al ser transformados durante el proceso productivo. En otras palabras, el valor económico que un determinado proceso productivo adiciona al ya plasmado en las materias primas utilizadas en la producción.

[3] Ampliar el tema de los precios constantes en el artículo ¿Por qué se deben medir las variables económicas en términos reales? Publicado en este blog.

 

PROGRAMA DE INFORMES NACIONALES DE DESARROLLO HUMANO
Y OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO

5 avenida 5-55 zona 14 Edificio Euro Plaza Torre IV Nivel 10
Tels: 2384 31 00
Créditos